MAMÁ EJECUTIVA Y LA LACTANCIA MATERNA

MAMÁ EJECUTIVA Y LA LACTANCIA MATERNA.

Antes que nada, ¿Qué es la lactancia materna?…

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) la lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. La leche materna incluye todos los nutrientes que un recién nacido requiere hasta los seis meses de edad, por lo que será su único alimento.

Los principales componentes de la leche materna son:

Grasas: En cada 100 mililitros de leche hay 3,5 gramos de grasa, aunque la cantidad que recibe el lactante varía a lo largo de la toma. La grasa se concentra especialmente al final de la toma, por lo que la leche presenta una textura más cremosa que al inicio. Las grasas de la leche materna son importantes para el desarrollo neurológico del niño.

Carbohídratos: El principal es la lactosa, cuya presencia es más alta que en otro tipo de leches y sirve como fuente de energía. Otros hidratos de carbono presentes en la leche materna son los oligosacáridos, importantes para combatir infecciones.

Proteínas: La leche materna contiene una menor concentración de proteínas que la leche normal, lo cual la hace más adecuada para los lactantes. Algunas de estas proteínas son la caseína o la alfa-lactoalbúmina. La beta-lactoglobulina, una proteína presente en la leche de vaca y que puede provocar intolerancia a la lactosa, no está presente en la leche materna.

Vitaminas y minerales: La leche materna ofrece la cantidad adecuada de la mayoría de las vitaminas, a excepción de la vitamina D. Para corregir esa carencia, se debe exponer al bebé a la luz del sol para que la genere de manera endógena, o si no, mediante suplementos vitamínicos. OJO es una exposición leve al sol, no de manera directa.

Sabías que…

Actualmente los roles de las mujeres y de los miembros de cualquier familia han cambiado con el paso del tiempo, lo que ha permitido mayor integración de la mujer al mercado laboral y, al mismo tiempo, mayores oportunidades para su desarrollo profesional y personal.

El reparto equitativo con la pareja de las tareas relacionadas con la crianza y educación, así como el acceso a diferentes fuentes de información, permiten contar con un panorama más amplio sobre las estrategias para promover el óptimo desarrollo de los niños.

Por lo que surge la primera pregunta, ¿Podré seguir dándole el pecho a mi bebé cuando regrese al trabajo?

La respuesta es SÍ puedes. Esto va a depender de si vives cerca de tu trabajo o tu trabajo cuenta con una guardería, o está se encuentra cerca de tu trabajo, ya que podrías hacerlo en tus ratos de descanso. De lo contrario estos tips te serán de utilidad:

1. Puedes mantener tu producción de leche usando un extractor de leche materna eléctrico automático para sacarte la leche antes de ir al trabajo y guarda la leche que te saques para que la persona que cuide a tu bebé se la dé. También puedes suplementar su alimentación con leche de fórmula si no produces suficiente leche. Además podrás seguir amamantando a tu bebé cuando no estés trabajando.

2. Si no puedes o no quieres sacarte leche antes de ir al trabajo, puedes ir reemplazando gradualmente las tomas del día con leche de fórmula, por lo que es importante que asistas con un profesional de la salud (nutriológo) para brindarte las recomendaciones necesarias antes de ir al trabajo. Podrás seguir dándole el pecho a tu bebé cuando regreses a casa por la tarde, y por las noches. Recuerda, sin embargo, que cuando dejas de amamantar o extraerte leche durante el día, dejas de estimular tu producción de leche.

Ventajas de la lactancia materna

Si te extraes la leche estimularás tu producción y seguirás teniendo leche suficiente para amamantar a tu bebé cuando estés con él. Otro beneficio es que al recolectar tu leche, tu bebé seguirá disfrutando de las ventajas nutricionales y de salud de la leche materna, aun cuando no estés presente. Al extraerte la leche sabrás que estás haciendo algo importante para tu bebé y te sentirás más conectada a él durante las horas de trabajo.

Además ahorrarás dinero ya que no tendrás que comprar fórmula (o tal vez sí compres, pero en menor cantidad). Y es probable que faltes menos a tu trabajo ya que los bebés que se alimentan con leche materna tienen un 50 por ciento menos probabilidad de enfermarse durante el primer año de vida, que los pequeños que toman fórmula.

Una de las cosas más bonitas de seguir extrayéndote leche es poder llegar a casa después de un largo día de trabajo y darle el pecho a tu bebé.

Es por eso que es importante que asistas con un nutriólogo para que te brinde la información necesaria y los cuidados que debes tener, y la alimentación que debes seguir durante está etapa de tu vida. Contáctanos.

Lic. Nutrición Celeste Guadalupe Leyva Arjona  / nutriologo2@shop-food.com / http://www.shop-food.com/pm_profile?uid=Celes-Arjona

Haz tu cita Nutricional
Publicado en Mujer Ejecutiva y etiquetado .

Requieres cualquier asistencia, contáctanos para ayudarte en lo que necesites

Deja un comentario